El Tano Andrea Vianini, recuerdo de su trayectoria como piloto

El automovilismo fue un factor constante en la vida de Andrea Vianini. Brilló en los más disímiles autos, acá y en Europa. En 1970, un tremendo accidente en SP, truncó su porvenir sin límites.

Andrea Vianini nació el 19 de octubre de 1942 en Milán (Italia) y a los 16 se vino a vivir a la Argentina con su hermano Gerardo “en penitencia, porque no estudiaba”. Como corredor se inició a los 18 años con una moto Aermacchi (su padre era importador de las motocicletas Guzzi y patrocinador de pilotos y carreras). Después superó con éxito una prueba con un Alfa Romeo Giulietta 1300 Turismo Internacional y participó, entre tantas competencias, en las 6 Horas de Buenos Aires en el Autódromo y en las 3 Horas de Córdoba, de las cuales resultó vencedor.

En sus comienzos también corrió en Fórmula 1 Mecánica Nacional con un Maserati motor Chevrolet propiedad de José Froilán González. En el ’62 hizo un intervalo por un accidente con un Alfa Romeo Giulia 1600 T.I. A su vuelta ganó la Mar y Sierras, se casó en el ’63 y más tarde se compró un Porsche 904 GTS de Gran Turismo para correr en Europa por el Campeonato Mundial de Marcas.

Debutó en la Targa Fiorio y llegó a estar primero en su categoría y quinto absoluto a escasos segundos del puntero Bonnier, pero abandonó su coequipier. También se presentó en los 1.000 Kilómetros de Nürburgring (décimo absoluto y cuarto en su categoría) y en las 12 Horas de Reims junto con Nasif Estéfano, donde salió primero en su especialidad, ganándole incluso a los Porsche oficiales y resultando quinto en la general.

En el ’64 compitió con un Alfa Romeo las 6 Horas de Nürburgring (sexto y primero en su clase) y en las 24 Horas de Spa, donde tuvo otro accidente. En el ’65 ingresó en el equipo oficial Porsche y en clasificación partió su auto en dos. Luego dejó de correr por un tiempo y se dedicó a trabajar en el campo en la Argentina.

Al año siguiente volvió con la primera temporada de Fórmula 3 Internacional. Se realizaron cuatro carreras: Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Mar del Plata. Compitió con un Brabham-Ford Cosworth contra pilotos como Chris Irwin y Clay Regazzoni. De los argentinos: Juan Manuel Bordeu, Jorge Cupeiro, Carlos Pairetti, entre otros. Vianini fue el de mejor desempeño.

En 1967 hizo otra temporada de F-3 Internacional y empezó a correr en el Turismo Carretera con La Garrafa, un prototipo con un chasis Bergantín y motor Chevrolet preparado por los hermanos Bellavigna. En su primera aparición, en Buenos Aires, se impuso sobre los famosos Torino de Eduardo Copello, Jorge Ternengo y Héctor Luis Gradassi. También triunfó en el ’68, en Córdoba, en la inauguración del autódromo Oscar Cabalén.

A fines de ese año formó parte del equipo Shell con Néstor Jesús García Veiga. Pero se desvinculó de la escudería por problemas con Horacio Steven, proyectista del coche. Volvió a su anterior vehículo, pero ahora con un impulsor Dodge.

En diciembre de 1968 participó de la Temporada Internacional de la Fórmula 2, donde fue el mejor argentino con un Tecno-Cosworth. En el ’70 se presentó en las 200 Millas de Sport Prototipo en el Autódromo de Buenos Aires al mando de un Porsche 908. Fue noveno sin siquiera probar el auto. A fines de aquel año, en Las Flores, tuvo un gran accidente con un Baufer SP que le produjo una parálisis que lo dejó postrado en una silla de ruedas. Pero como él mismo dijo: “Mi cuerpo está quieto, pero mi mente vuela libremente”.

Corsa.

Más Noticias