Importante proyecto para refuncionalizar el Autódromo General San Martín

ASÍ QUEDARÍA EL RENOVADO AUTÓDROMO GENERAL SAN MARTIN

El Automóvil Club Mendoza presentó un proyecto que contempla poner en funcionamiento el autódromo General San Martín que está en el piedemonte mendocino.

Fue junto al estadio provincial Malvinas Argentinas por muchos años el escenario deportivo más distinguido de Mendoza. Una obra majestuosa en tiempos donde el automovilismo era un deporte ascendente y con una popularidad enorme.

Por Franco Ballabriga – Ovación, Diario Uno

Por el autódromo General San Martín pasaron las categorías más importantes del deporte motor argentino y algunas de orden internacional. Su pista la engomaron muchos de los mejores pilotos del automovilismo albiceleste y para los mendocinos fue constantemente un motivo de orgullo.

31 de marzo de 1974: Ganó el Loco Luis Rubén Di Palma Fue la primera carrera disputada en el autódromo General San Martín, que tenía una nueva versión, con un bautismo con competencias de la Fórmula 1 Mecánica Argentina y también de la Fórmula 2. Asistieron alrededor de 30 mil personas.

29 de octubre de 2000: La última carrera en el General San Martín Ya no venían categorías nacionales y ese día se corrió la penúltima fecha del Zonal Cuyano. Ganaron Ricardo Mole (Cle 2), Edy Valentino (TC Cuyano), Sebastián Baigorria (Clase 1 A), Fabricio Lavilla (Clase 1 B) y Marcos Serra (Monomarca Fairlane).

Responsable de Vialidad provincial, Antonio Díaz Constantini fue el responsable de hacerlo e inaugurarlo en 1974, como presidente del Automóvil Club Mendoza, cargo que ocupó hasta principios del nuevo milenio. Aunque antes de dejar su mandato tomó la decisión de romper la pista para modificar la curva que ingresaba abajo del puente -por exigencias de seguridad de la CDA-. Ese fue ocaso de una larga y próspera historia. Fue el fin de una época.

Ni Díaz Constantini, ni su sucesor José Scordo Lara al frente del ACM pudieron convencer a quienes debían hacer ese trabajo y las promesas de los gobernantes (eran tiempos de transición de Arturo Lafalla a Roberto Iglesias como gobernadores) se esfumaron.

Por arriba y por abajo. La curva previa al paso del puente, la que se rompió.

La entrada. El portón del ingreso principal y la vivienda del casero.

La tribuna. Frente a los boxes aún perduran las gradas que ocupaba el público.

Lo que queda. Las habitaciones para la prensa y las autoridades, entre otros.

Un emblema. Lo que quedó de la torre de control. La publicidad y el nombre del club bien arriba.

En plena recta. La línea de sentencia persiste al paso del tiempo.

En el mientras tanto comenzó el desmantelamiento progresivo de parte de los “dueños de lo ajeno” hasta que no quedo nada, más que la pista. Chapas, ladrillos, ventanas, puertas, alambrados perimetrales y todo lo que había en el autódromo fue saqueado de manera sistemática. A la vez que los asentamientos a la vera del predio cada vez eran más y subir a dicho escenario resultaba cada vez más peligroso.

Hasta que todo se terminó. Pasó al olvido y nunca más se escuchó algún rugido de motores. Pero lejos de ser olvidado definitivamente, este Elefante Blanco vivió en el inconsciente colectivo por siempre a fuerza de recuerdos y anécdotas que florecían o florecen aún en cualquier charla de automovilismo.

Pero contra lo que muchos piensan no murió, más allá que algunos pensaron en reemplazarlo. De hecho la nueva comisión directiva del Automóvil Club Mendoza, con Carlos Manzano a la cabeza, presentó un proyecto para refuncionalizarlo en poco tiempo.

Una idea para nada descabellada que le pondría en funcionamiento al autódromo nuevamente para recibir categorías nacionales, alguna internacional y obviamente las locales. Con los cambios lógicas de curvas como el ingreso por debajo y arriba del puente, pero con la impronta que lo transformó durante años en uno de los mejores circuitos del país.


El autódromo, en un proyecto integrador

Prestaciones y funciones. El nuevo circuito formará parte de una revalorización del piedemonte.

Al frente. Manzano, Badaloni, Stella y Martínez.

La puesta en funcionamiento del autódromo General San Martín tiene dos patas fundamentales. Una es la deportiva, que está a cargo de Leonardo Stella, y la otra es la social, en la cual trabajan en conjunto los dirigentes del ACM, junto a miembros de la Municipalidad de Capital.

Los trabajos en el autódromo consisten puntualmente en modificar ciertos sectores de la pista y nivelar algunos lugares puntuales como para mejorar las vías de escape, y otras cuestiones referidas a la seguridad, que exige la FIA para homologar el circuito. Las curvas antes de pasar por abajo del puente quedará muy lenta y el curvón que ingresaba al puente desaparece y pasará a ser una horquilla. Además el ingreso a boxes quedará exactamente enfrente de donde se ubicaban antiguamente y el ingreso será una vez que los autos dejen atrás el puente.

En los últimos años la población de los 37 barrios aledaños a La Favorita creció de gran forma y hoy se estima que viven allí cerca de 35.000 personas, aunque vale aclarar que nadie se ha establecido dentro del predio del autódromo.

Y en ese sentido, la Municipalidad de Capital ve con muy buenos ojos la refuncionalización de este escenario deportivo. El cual además forma de un plan integral que involucra toda la zona Oeste de nuestra ciudad.

De la Muni de Capital. María Marta Ontanilla y Angela Gatti dieron detalles del proyecto.

“Venimos trabajando desde un hace un tiempo en toda esta zona y vemos con muy buenos ojos que esto vuelva a funcionar. Hay algunos estudios que hicimos y estamos esperando respuestas, pero uno puntual que detectamos en el de accesibilidad tanto para el autódromo como para todo ese sector del piedemonte”, comentó Angela Gatti, Directora de Planificación Urbanística.

“Trabajamos muy en conjunto con la provincia, por lo tanto creemos que este plan integral podrá desarrollarse sin problemas. Después habrá que analizar puntualmente cada una de las obras y trabajar sobre ellas, en este caso el autódromo”, agregó María Marta Ontanilla, Directora de Vivienda y Hábitat.

En estos momentos se está aplicando cuarta etapa del Promeba, en la cual se están entregando las escrituras de sus lotes y la quinta etapa consiste en urbanizar la zona que justamente está más cerca del autódromo y allí congelar el avance, porque es un límite de crecimiento poblacional.

“Para nosotros la refuncionalización del autódromo es muy importante porque la idea es integrar toda esa zona de La Favorita a eso y romper con una brecha social muy grande, que los haga sentirse parte”, adujo María Marta.

El turismo, la valorización de la zona, el recupero de la inversión con las prestaciones del lugar y algunos puntos más deberán ser revisados por el gobierno provincial y desde allí trabajar para concretarlo. La posibilidad de verlo otra vez funcioanl está más cerca que nunca.

Más Noticias