El proyecto trunco de hacer debutar una Ferrari de 6 ruedas

Ferrari de 6 ruedas de formula 1 ats

REUTEMANN. EL ARGENTINO FUE EL SEGUNDO PILOTO QUE PROBÓ LA FERRARI DE 6 RUEDAS, PERO NO LE FUE BIEN.

El auto tuvo un excelente desempeño en las pruebas realizadas en la localidad italiana de Fiorano. Aunque Ferrari venía de ganar en el Gran Premio de Sudáfrica en marzo de 1977 al mando del autríaco Niki Lauda, y el GP de Brasil con Carlos Reutemann, estaba probando otro modelo.

Era la Ferrari con 6 ruedas, con neumáticos traseros dobles que estaban acoplados con 10 pulgadas de sección cada uno y eran más anchos (21 pulgadas) que los neumáticos traseros comunes.

Tenían la misma dimensión que los delanteros y con esa innovación la estructura del auto bajaba 12 centímetros, lo que le daba mayor adherencia.

En la página ClubF1.es cuentan que mucho se había comentado de ese auto pero nadie lo había podido fotografiar hasta que Lauda salía a girar con la Ferrari de seis ruedas, la cual recibió por nombre en código 312”T6”, aunque no en forma oficial. Estrictamente hablando no se trataba de un monoplaza de seis ruedas tal como el Tyrrell o el March, sino más bien de un auto con cuatro ruedas y seis neumáticos, es decir un auto con neumáticos traseros duales en el único eje posterior, tal como había sido anunciado en aquel rumor publicado en diciembre de 1976 por Autosprint. Básicamente era una 312T2 con los particulares neumáticos traseros de iguales dimensiones que los delanteros.

Finalizado el test Lauda no hizo declaración alguna y partió raudamente hacia Bolonia para abordar su avión privado y viajar desde allí a su casa en Salzburgo donde pasaría un par de días.

Ferrari anunciaba a los periodistas que el domingo siguiente, 13 de marzo, el nuevo vehículo sería llevado al trazado de Nardo, pista de pruebas oval propiedad de la Fiat ubicada al sudeste de Italia cerca de Lecce, para el primer test oficial de cara a la prensa con Lauda nuevamente al volante.

En el trazado de Nardo el “nuevo” auto fue presentado. El circuito con curvas peraltadas permitían alcanzar altas velocidades. Lauda llegó a los 300km/h y con el modelo común el T2 de cuatro ruedas en la recta de Monza había alcanzado los 312km/h.

Tras las pruebas el ingeniero Mauro Forgheri, de Ferrari, llegó a varias conclusiones de lo que había que mejorar, porque notó excesiva deformación lateral de los neumáticos en el paso por curva debido a la flexibilidad del caucho y el trabajo de las suspensiones.

Por la mañana del jueves 17 de marzo Lauda efectuó una intensa sesión de entrenamientos mientras que por la tarde se dedicó a probar diversas soluciones aerodinámicas. Los tests continuaron el lunes 21 con Carlos Reutemann, que no tuvo una buena respuesta del vehículo y sufrió un accidente sin consecuencias físicas. Además tuvo una discusión con don Enzo Ferrari.

El auto se siguió probando hasta mayo y después quedó como un proyecto que nunca debutó en la F1.

El único que corrió fue el Tirrell P34 y después se prohibirían los autos de 4 ruedas motrices. Más tarde la Fórmula 1 reglamentó que sólo 4 ruedas era el máximo permitido.

La Ferrari quedó en el galpón.

LAUDA. EL PILOTO DE FERRARI JUNTO A LOS NEUMÁTICOS TRASEROS.

LAUDA. EL PILOTO DE FERRARI JUNTO A LOS NEUMÁTICOS TRASEROS.

Por Lucio Ortiz – Diario Uno