A 37 años del accidente de Niki Lauda en el GP de Alemania

51fa78226a11b_626x354

Hace 37 años, Niki Lauda sufrió un tremendo accidente en el GP de Alemania que casi le cuesta la vida.

El 1 de agosto de 1976 el mundo de la Fórmula 1 se detuvo. Ese día, durante el Gran Premio de Alemania disputado en el legendario circuito de Nürburgring, el tiempo se detuvo tras el impresionante accidente que protagonizó el austríaco Niki Lauda, del equipo Ferrari.

La imagen de su auto envuelto en llamas, cuando apenas iba por la segunda vuelta, recorrió el mundo entero. Igual que la de sus rivales Harald Ertl, Guy Edwards y Arturo Merzario, que fueron los primeros en llegar al lugar y no tuvieron reparo en detener sus autos para sacarlo de la Ferrari incendiada.

Lauda, que aquella temporada defendía el título logrado el año anterior, sufrió quemaduras de primer y de tercer grado en la cabeza y en las muñecas, también tenía varios huesos rotos y los pulmones inundados de gases tóxicos. Tal era su estado que un sacerdote le dio responso en el hospital, pero seis semanas más tarde, con sangre mojando los vendajes de su cabeza, terminó cuarto en el Grand Prix de Italia.

Se dijeron dos cosas, que la fuerza de voluntad todo lo puede, y que había sido el retorno más valiente en la historia del deporte. Por esas cosas del destino perdió el título de ese año por un punto (el campeón fue el inglés James Hunt). Pero tuvo revancha al año siguiente y tiempo después, en 1984, también demostró su vigencia al ganar su tercer cetro con McLaren.